¿Divorcio o separación?

“Del amor al dolor el camino es corto”. Esa expresión la impulsaron personas de avanzada edad desde los países latinos pero se extendió por casi todo el mundo.

Con esto, los “viejos” querían significar que todo se acaba, que muchas parejas se profesaban amor del bueno en un tiempo,  y  por alguna razón cambiaban de parecer, se acaba ese amor, y lo que queda es acudir a los abogados, los tribunales, la separación o el divorcio.

Aceptar que tu matrimonio no funcionó no es sencillo. No sólo debes admitir que el amor no fue suficiente, sino que es necesario renunciar a un proyecto de vida por el que apostaste.

Llegados a este punto, muchos consideran que el divorcio es la única opción, ¿para qué alargar la agonía y postergar lo inevitable? Sin embargo, otros tantos creen que una separación temporal puede ayudar a poner las cosas en perspectiva. ¿Cuál es mejor para ti?

Definitivamente, nosotros no podríamos desechar alguna de estas alternativas, ni decir cuál es la mejor, pues cada una representa una solución a los conflictos que surgen en diferentes etapas de una relación.

Las personas que viven esta experiencia comienzan consultando con sus familiares más cercanos, otros buscan especialistas del área como psicólogos, terapeutas de familia, sociólogos, entre otros, tratando de recibir ayuda especializada para poder tomar la mejor decisión al respecto.

Quien enfrenta el problema, es el único que sabe lo que significa dejar todo atrás, comenzar de nuevo, separarse de sus seres queridos, buscar nuevos horizontes, cambiar de estilo de vida. Son tantas cosas a la vez, que en muchas oportunidades no se ven las salidas claras, gente débil emocionalmente ha terminado en suicidio, hay historias para contar.

El divorcio es el corte definitivo, significa cerrar un ciclo, culminar definitivamente una relación, mientras que la separación permite hacer una pausa para evaluar si deben seguir juntos o no, el divorcio pone punto final a todo aquello con lo que ya es imposible lidiar.

Cada persona decide qué hacer con su vida, por más que intentemos influir en la decisión que alguien pueda tomar en torno a esta situación, resultará un tanto difícil lograr ese propósito, es así que acá vamos a explicar los pros y los contras que tienen estas dos opciones tratadas en el tema de hoy. Es un artículo meramente informativo, de reflexión, de orientación, pero al final cada quien escoge el camino que crea más conveniente.

A continuación presentamos cuáles son los pros y contras de cada opción:

 

SEPARACIÓN

 

Pros

Te da tiempo y espacio para evaluar el problema y dar con una posible solución.

Si tienen hijos, les dan tiempo para adaptarse a su nueva situación familiar.

Pueden trabajar en su relación y mejorar su comunicación.

No gastas en abogados y trámites legales.

No hay que pelear por repartición de bienes y la patria potestad de los niños.

 

Contras

No puedes avanzar con tu vida.

Sigues atada legalmente a esa persona.

Les das a tus hijos la esperanza de que volverán a estar juntos

 

DIVORCIO

 

Pros

Rompes cualquier vínculo con la otra persona.

Dejas de considerarlo a la hora de tomar tus decisiones.

Eres libre de buscar tu felicidad sol@ o con alguien más.

 

Contras

A menos que sea de común acuerdo, vas a gastar una considerable suma de dinero en abogados.

Destruirás la rutina y dinámica que dan estabilidad a tus hijos.

Aunque sean mínimos, causarás daños emocionales en tus pequeños.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar